domingo, 3 de febrero de 2013

Portabebés y displasia de cadera: para prevenir y curar

En anteriores ocasiones os he hablado de los muchos beneficios que tiene el porteo en la crianza de nuestros hijos y fundamentalmente me he centrado en los aspectos emocionales y la necesidad de contacto físico de los bebés. Hoy quiero hablaros de los beneficios fisiólogicos del uso de portabebés, centrándome especialmente en el desarrollo de la cadera.

La articulación de la cadera está formada el hueso del muslo (fémur) que está colocado con su cabeza en el recipiente articulatorio (acetábulo) del hueso coaxal de la pelvis.


Los huesos de los bebés están preformados de cartílago. La osificación empieza en el centro de los huesos preformados y sigue hacia los extremos. Esta osificación no está terminada al nacer, sino que empieza en los primeros meses de vida y termina con 14-18 años. La cadera inmadura y blanda del recién nacido se desarrolla en función de la presión y movimiento de las piernas del bebé. Los huesos del fémur se encuentran en una posición correcta para estimular el correcto desarrollo de la cavidad cuando las piernas del bebé están en 100º de flexión y 45º de abducción, es decir, lo que conocemos como la posición "ranita". En esta posición, la cabeza femoral está centrada y además los ligamentos entre los huesos coaxales y el fémur están sin tensión. Durante los primeros meses de vida, si las caderas se ven obligadas a matener una posición extendida y forzada es más probable que la cabeza del fémur se desplace dentro de la cavidad deformando los bordes de la misma, es lo que se conoce como displasia de la cadera, o puede llegar incluso a salirse de la cavidad totalmente (luxación de cadera).



Pero la displasia de cadera no ocurre sólo por posturas forzadas o incorrectas tras el nacimiento. Este problema (también conocido con el nombre de displasia evolutiva o del desarrollo de la cadera) es relativamente frecuente en recién nacidos. Se da en aproximadamente tres de cada mil niños, es más común en niñas y curiosamente se da más en la cadera izquierda que en la derecha. Las causas que lo producen no están muy claras, entre otras, se piensa que pueden influir la posición del feto en el útero materno, el bajo nivel de líquido amniótico o antecedentes familiares. No es una afección dolorosa por lo que puede pasar inadvertida hasta que el bebé comience a caminar. Por eso es muy importante el diagnóstico precoz. Hoy en día lo habitual es que en el período neonatal el pediatra compruebe mediante una serie de movimientos de flexión y apertura de las piernas del bebé si existe algún indicio del problema, es lo que se conoce con el nombre de maniobras de Ortolani y de Barlow.

¿Cómo se trata la displasia de cadera?


Los tratamientos varían en función de la gravedad del caso y de la edad del niño, aunque en todos los casos, de lo que se trata es de mantener la cabeza del fémur centrada en su lugar para permitir la corrección de la osificación de la articulación. En los casos más leves, el tratamiento puede ser tan sólo postural, por ejemplo recomendando a la madre llevar a su bebé a horcajadas sobre su cadera. En otros casos, es necesaria la utilización de dispositivos ortopédicos que mantengan la postura correcta.

¿Cómo pueden ayudarnos los portabebés ergonómicos?


Los portabebés ergonómicos permiten llevar al bebé en la posición "ranita", que es la que ayuda a un correcto desarrollo de la articulación de la cadera. Así pues, en el caso de niños sanos, la utilización de un portabebés ergonómico nos permite prevenir la displasia de cadera. La posición menos saludable para las caderas en la infancia es cuando las piernas se mantienen en extensión de las caderas con las rodillas extendidas, las piernas estiradas y juntas, es decir, lo contrario de la posición fetal. El riesgo para las caderas es mayor cuando esta posición se mantiene durante mucho tiempo. Por eso debemos ser cuidadosos a la hora de elegir nuestro portabebés y asegurarnos que tiene el soporte y tamaño adecuados para nuestro bebé.


¿Puedo utilizar un portabebé si mi hijo tiene displasia?


Sí, aunque lo conveniente es consultar con el especialista. Mi recomendación es que acudáis al médico que le esté tratando con el portabebé (o si no es posible con fotografías que ilustren claramente su uso) y toda la información para mostrarle los detalles de cuál es la posición que permite su utilización, ya que aún no es muy común que los médicos estén familiarizados con este tipo de dipositivos y así podrá hacerse una idea clara de la posición que adoptan las piernas del bebé en los mismos. A partir de las 3 o 4 semanas de edad, lo ideal para ayudar a corregir la displasia será el porteo a la cadera, aunque antes, podremos llevar al bebé erguido sobre nuestro pecho cuidando que la apertura de sus piernas sea la correcta.

Si queréis leer más sobre este tema, os recomiendo un estupendo artículo de Red Canguro: http://redcanguro.wordpress.com/2012/03/12/displasia-de-cadera-portabebes-sillas-y-otros-dispositivos-infantiles/

1 comentario:

  1. gracias por compartir este interesante tema, las personas que desean saber como tratar este anomalía tenemos siquiera una nocion, olga-Piura-Peru

    ResponderEliminar